Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

La altura de tu bebé está alrededor de los 48 cm y el peso puede alcanzar los 3 kg.

Las medidas del bebé ya son adecuadas para venir al mundo y todo su organismo ultima los detalles para el gran momento. Los niveles hormonales se están incrementando para que la presión sanguínea y la glucosa estén a punto tras el nacimiento.

Los movimientos respiratorios también están al alza, al igual que la producción de surfactante, para evitar que los alvéolos se peguen unos a otros cuando tu bebé empiece a respirar.

En esta puesta a punto para nacer, tu bebé se empieza a desprender del lanugo y del vérnix caseoso. A su vez, el tejido graso aumenta y contribuye a que su piel adquiera mayor tersura, libre casi de arrugas. El incremento de grasa es básico para que el bebé pueda regular su temperatura corporal cuando salga del útero.

Tu bebé está ingiriendo las sustancias que se van desprendiendo de su cuerpo y, junto con otras secreciones, las irá almacenando en sus intestinos. Todos estos depósitos se transformarán en la primera evacuación de tu bebé, el meconio. (Link: Las primeras cacas del bebé) Normalmente, los movimientos intestinales empiezan tras el nacimiento, pero si se producen en el útero, el bebé podría tragar meconio, lo que supondría un riesgo para su bienestar.

cambiar al bebe

¿Qué me puede pasar?

Puedes seguir con las molestias de las semanas anteriores de forma más intensa y frecuente o bien puede ser que se presenten ya las señales de parto y sea imprescindible acudir a nuestra comadrona o ginecólogo de forma inminente si se dan:
- contracciones regulares cada 5-10 minutos, cuya intensidad va en aumento
- pérdidas de líquido amniótico, sean leves o considerables, ya que ello depende de si la bolsa se rompe de golpe o de forma progresiva
- sangrado parecido al que se produce con la menstruación.
(Link: Las dudas más frecuentes sobre las contracciones; Parto, ¿cuándo acudir al hospital?;  ¿Qué síntomas indican que el parto se acerca?; Parto en el hospital;  Parto en casa)

Pruebas médicas

Seguramente, a lo largo de esta semana, tu comadrona te realizará una exploración para observar si el cuello de tu útero se está empezando a dilatar y qué grado de borramiento hay.

Si ya se ha producido la dilatación, se realizará una amnioscopia para descartar que el color del líquido amniótico sea marrón o verde, en cuyo caso, habría que provocar el parto porque el bienestar fetal está en riesgo, ya que el bebé podría estar tragando meconio. La prueba de la amnioscopia no es rutinaria, sólo se realiza en el caso descrito y consiste en introducir en la vagina un tubo para comprobar el estado de la bolsa de líquido amniótico.