Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

El bebé puede alcanzar los 50 cm y pesar hasta 3 Kg, aunque esto depende del bebé, de su talla y de su ritmo de crecimiento.

Si tu bebé naciera a lo largo de esta semana, sería considerado un bebé a término. No obstante, lo más normal es que aún se espere un par de semanas para salir y que aproveche este tiempo en seguir acumulando depósitos de tejido graso bajo su piel para que, una vez fuera del útero, pueda regular su temperatura corporal y para mantener dentro de la normalidad los niveles de glucosa.

¿Qué me está pasando?

En la recta final del embarazo es muy importante mantener tu rutina de ejercicios (caminar, nadar...) y reforzar los ejercicios de Kegel para tonificar los músculos del suelo pélvico de cara a una recuperación más fácil tras el parto. (Link: ¿Conoces tu suelo pélvico? parte I;   ¿Conoces tu suelo pélvico? parte II; ¿Qué puedes hacer para recuperar el tono de tu suelo pélvico?; Suelo pélvico tras el embarazo)

embarazo actividad

Los movimientos fetales continúan, pero de forma menos frecuente. De vez en cuando notarás un pie o un codo que sobresalen de tu tripa. A estas alturas, como la pared del útero y la piel de tu abdomen se hacen más delgados por el estiramiento, entrará más luz en el útero y tu bebé lo notará.

Unas semanas antes del parto, puede caer el tapón mucoso, secreción gelatinosa de color marrón o rosado y transparente acompañado de algún filamento de sangre. (link: Expulsión del tapón mucoso) Su expulsión no indica que el parto sea inminente (aunque puede ser que caiga sólo unas horas antes de empezar el trabajo de parto), si no que el parto se está acercando, que nuestro cuerpo y, sobre todo, el cuello del útero se está preparando para el gran momento. Si la expulsión de sangre que acompaña la expulsión del tapón mucoso es abundante, hay que acudir al médico.

Si empiezas el trabajo de parto, éste puede seguir adelante de forma natural; como hemos dicho, tu bebé está preparado para nacer. Si las contracciones son regulares y cada vez más largas, más intensas y más seguidas y si, además, no sientes alivio al cambiar de actividad o al aminorar el ritmo, es posible que ya estés de parto. También sentirás dolor en la zona baja de la espalda y puedes sentir que te haces pipí. Evidentemente, ante cualquiera de estos síntomas, has de acudir al hospital. Antes de esta semana, los médicos suelen intentar retrasar el parto. (Link: Las dudas más frecuentes sobre las contracciones;  Parto, ¿cuándo acudir al hospital?;  ¿Qué síntomas indican que el parto se acerca?)

Pruebas médicas

Recuerda que hasta esta semana tienes tiempo de realizar la última analítica del embarazo y la prueba del estreptococo agalactiae, muy importantes para afrontar el parto con confianza.

Asimismo, tu comadrona puede realizarte un tacto vaginal para valorar la dilatación y ablandamiento del cuello del útero y ver si tu bebé está descendiendo hacia el canal del parto.