Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

El bebé mide unos 48 cm y puede pesar alrededor de 2,7 kg.

En estas últimas semanas, tu bebé cada vez tiene menos espacio, por lo que la capacidad de movimientos se reduce progresivamente.

Cuanto mayor peso acumule, más estrecho estará en el útero y menos se moverá. Además, si no lo ha hecho ya, hacia esta semana, el bebé se colocará boca abajo (en posición cefálica), preparándose para el día del parto. No obstante, algunos bebés adoptan otras posturas, de nalgas completas o transversales, de pie o de forma oblicua.

Cuando acabe esta semana, tu bebé estará formado por completo y si nace, ya no será considerado prematuro. Los bebés a término son los que nacen entre la semana 37 y 42.

¿Qué me está pasando?

A estas alturas, casi todos los bebés están en posición de parto y sea cual sea su postura, seguramente, no la cambiarán, a no ser que tu ginecólogo te realice una manipulación del feto (versión cefálica externa). (Link: Versión cefálica externa)

Parto cercano

Las mejores candidatas para la versión cefálica externa son las embarazadas que presentan mucho líquido amniótico (un buen transmisor para el control ecográfico mientras se realiza la intervención), cuyo bebé no esta encajado y pesa menos de 2500 gramos; y cuyo abdomen no presenta una capa gruesa de grasa que dificulte la manipulación que supone esta técnica.

Tú misma también puedes intentar realizar una serie de sencillos ejercicios para que tu bebé adopte una posición mejor de cara al parto. Estos ejercicios los debes hacer bajo consulta médica, porque quizá en tu caso no sean adecuados. Uno de los ejercicios más recomendados son nadar boca abajo y practicar la postura del mahometano (colócate a cuatro patas sobre una colchoneta, desplaza tu tronco hacia atrás y pega tu pecho al suelo, extendiendo los brazos hacia adelante; mantén esta postura unos segundos y repítela hasta llegar a los 10-15 minutos diarios).

A causa de la posición de tu bebé, también es posible que te propongan una cesárea electiva para la semana 39. En cualquier caso, debes asesorarte bien y, si lo deseas, buscar otras alternativas para poder tener un parto vaginal y natural. Últimamente, la moxibustión, una técnica de acupuntura, es una de las técnicas que algunas embarazadas solicitan para cambiar la posición de su bebé. Se trata de una estimulación de una serie de puntos del ángulo externo de la uña del pie a través del calor generado por la combustión de una hierba (moxa, artemisa vulgaris). La OMS ha reconocido su eficacia por delante de la versión cefálica, pues a diferencia de esta técnica, la moxibustión no implica el riesgo de desencadenar el parto.

Casi todos los bebés se colocan con la cabeza hacia abajo (posición cefálica o de vértice) hacia esta semana, pero no todos se han encajado ya en la pelvis, el canal del parto. Así que, si está cabeza abajo, es una buena señal, ya que el parto tendrá, a priori, menos complicaciones. Sin embargo, si está encajado, tendrás que visitar el baño más a menudo, ya que tu bebé está precisamente acomodado justo encima de tu vejiga. Además, por este motivo es posible que te cueste caminar u orinar. También has de saber que, si éste no es tu primer bebé, puede ser que no se coloque bien hasta justo antes de que empiece el parto.

Las contracciones de Braxton Hicks pueden hacerse más intensas, pero en un principio seguirán siendo indoloras y poco frecuentes. (Link: Las dudas más frecuentes sobre las contracciones; Parto, ¿cuándo acudir al hospital?)

Pruebas médicas

A finales de esta semana, si tu comadrona lo considera oportuno o si ya presentas contracciones uterinas, te realizará un tacto vaginal para valorar si el cuello del útero se ha ablandado y dilatado, y para observar si la cabeza de tu bebé está descendiendo por la pelvis.