Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Tu bebé mide 42 cm de la cabeza a los pies y pesa sobre 1.900 gramos. Si esperas gemelos o más, el aumento de peso no será el mismo, sino bastante más lento, ya que están obligados a compartir el mismo espacio en el útero.

Aunque aún tiene que ganar más peso y alcanzar mayor proporción entre la cabeza y el resto del cuerpo, casi está a punto para nacer. Hoy por hoy, ensaya sin parar ciertas habilidades para sobrevivir cuando venga al mundo. Todos los movimientos que realiza le servirán para tragar, respirar y succionar, fundamentales para su vida fuera del útero.

Su piel cada vez es más gruesa gracias a la cantidad de grasa que se va acumulando, de manera que deja de ser transparente y se empieza a asemejar a la que tendrá cuando nazca.

Si tu bebé es un niño, sus testículos, desde una zona próxima a los riñones, se desplazan a través de la ingle hacia el escroto. Si tu bebé es una niña, su clítoris es ahora muy visible, sobre todo porque los labios aún no están desarrollados y no lo cubren.

¿Qué me está pasando?

bebe durmiendo en vientre

Durante estas semanas, el espacio del que dispone el bebé para ensayar sus acrobacias está disminuyendo, pues cada día es más grande y apenas puede moverse en el útero. Por este motivo, notarás que se mueve algo menos, pero no por falta de ganas, sino por falta de sitio. Aunque es normal esta disminución de movimientos fetales, es importante que a diario lo notes y que lo estimules.

La presión que ejerce el útero sobre el recto hace que el retorno venoso disminuya, lo que junto al estreñimiento típico del embarazo, puede provocar la aparición de hemorroides. Si éste es tu caso, si sientes picor, escozor o, incluso, dolor o sangrado, tendrás que tomar ciertas medidas, como aumentar la ingesta de fibra, tomar muchos líquidos y, sobre todo, no esperar ni un segundo para ir al baño, evitar picantes y grasas. (link: Las molestas hemorroides)

Esta semana puedes seguir notando las contracciones de Braxton Hicks, la preparación para el momento del parto que realiza por su parte el útero. Los ligamentos de la pelvis también se están preparando para el gran día, por eso es normal que al caminar sientas que tus caderas se contonean. De esta manera, el cuerpo se prepara para que puedas ensancharte el día del parto.

Pruebas médicas

En las clases de preparación al parto, tu comadrona os guiará en torno a los cuidados y ejercicios que el periné requiere a estas alturas del embarazo. Estas sesiones son de gran importancia porque pueden reducir el riesgo de desgarros profundos o que te practiquen una episiotomía en el momento del parto. (link: La episiotomía; La episiotomía como un caso más de mutilación genital femenina;  Reflexiones de una comadrona sobre la episiotomía) En casa, puedes realizar masajes con aceite de rosa mosqueta en la parte baja de la vulva y el periné para dar más flexibilidad a toda esta zona de cara al parto. (link: ¿Qué puedes hacer para recuperar el tono de tu suelo pélvico?).