Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Tu bebé mide unos 40 cm de la cabeza a los pies y pesa alrededor de 1.700 gramos, aunque a estas alturas, estas medidas pueden variar mucho de un bebé a otro.

El desarrollo de sus sistemas digestivo y respiratorio aún es intenso; los pulmones, por ejemplo, siguen creando surfactante, una sustancia básica para realizar el proceso de respiración, la encargada de mantener los alveolos abiertos para que el aire pueda entrar y salir, sin colapsarse.

El proceso de osificación también continúa con el almacenamiento de calcio, fósforo y hierro.

El riñón ya es capaz de eliminar la orina. Ahora que más o menos todos los órganos principales están funcionando, el desarrollo se centra en la maduración de esos órganos y el crecimiento de la masa muscular y las reservas de grasa.

¿Qué me está pasando?

eco 2

Lo más normal es que tu nivel de energía disminuya, aunque anímicamente estés perfecta. Acumulas mucho más peso, puedes sentir pesadez en las piernas, tener algo de insomnio... Escucha tu cuerpo y descansa siempre que lo necesites. Asimismo es importante que sigas realizando ejercicio a diario, aunque obviamente de forma más suave. Nadar, caminar por la playa o hacer una excursión por el campo, son actividades que te sentarán bien a nivel físico y a nivel emocional, pues el contacto con la naturaleza estimula la segregación de endorfinas. (link: Embarazo: actividades que mejoran tu estado)

A estas alturas, tus pechos ya están empezando a formar leche y puede ser que sientas cómo salen de uno de tus pezones unas gotitas de calostro, es decir la primera leche que alimentará a tu bebé. Si éste es tu caso, utiliza discos absorbentes de lactancia para evitar manchas en la ropa. También es importante que si notas que los pechos te pesan mucho, emplees sujetadores deportivos, que sean firmes pero que no opriman, incluso para dormir.

A causa de la presión del útero y del bebé sobre la pelvis, puedes sentir tu vulva más hinchada e, incluso, en esta zona pueden aparecer varices, lo que hará que te sientas más incómoda, sobre todo al final del día.

Pruebas médicas

Hasta la semana 34 te pueden realizar la ecografía del tercer trimestre que sirve para repasar la anatomía del bebé, ya que puede surgir alguna malformación en esta última etapa de maduración de los órganos del bebé, como es el corazón, los intestinos o los riñones. También se cuantifica la cantidad de líquido amniótico, se valora cómo está colocado el bebé y se toman las medidas de la cabeza, el abdomen y el fémur para realizar una estimación de su peso aproximado en esta semana y en el momento del nacimiento. Toda esta información resulta muy relevante de cara al parto, ya que puede ayudar a prever cómo será el parto y a prevenir ciertas complicaciones. Si no se observa ninguna complicación, ésta será la última ecografía del embarazo. En cambio, si el bebé está de nalgas, se repetirá una ecografía más adelante (hacia la semana 37), para ver si ha cambiado de posición. (Link: Ecografía del tercer trimestre)