Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Tu bebé mide unos 39 cm de la cabeza a los pies y pesa alrededor de 1.500 gramos.

Tu bebé está cogiendo peso de una manera vertiginosa. El cerebro también crece cada día, preparándose para toda una vida de aprendizajes. De hecho, está adquiriendo el aspecto que tendrá al nacer, lleno de pequeños surcos que permitirán la expansión de un mayor tejido cerebral y de todo un entramado de conexiones.

El cerebro empieza a desempeñar las funciones para las que está diseñado, como por ejemplo, regular la temperatura del cuerpo. Este es el motivo por el cual, la fina pelusilla que cubre el cuerpo del bebé, el lanugo, va a dejar de ser importante para calentar al bebé, por lo que va empezar a caer, aunque algunos bebés, tras el parto, aún conservan un poquito de este vello.

En cuanto al desarrollo nervioso, también hay que destacar la posibilidad de que el bebé esté soñando, porque habrá momentos en que no deje de abrir y cerrar los párpados y de realizar movimientos muy rápidos con los ojos (MOR, movimientos oculares rápidos). Los científicos consideran que esta actividad de soñar es la base para la estimulación y el desarrollo cerebral.

Otro dato importante de esta semana es el cambio de postura que adoptan la mayoría de los bebés. Normalmente, se suelen colocar con la cabeza hacia abajo, listos para salir. Sin embargo, algunos se colocan de nalgas o transversalmente por distintos motivos: porque el cordón umbilical es corto o está enredado y apenas tienen movilidad, porque la forma del útero de la madre no lo deja ponerse boca abajo o, simplemente, porque se siente mejor en estas posturas.

¿Qué me está pasando?

Embarazo hambre

En el tercer trimestre, el desarrollo del cerebro del feto es muy intenso, por lo que es importante aportar suficientes grasas omega 3 a tu organismo, para que éstas también le lleguen a tu bebé. Por ello, no descuides tu dieta y toma pescado azul, nueces, rúcula, huevos, pollo, semillas de lino, cangrejos o gambas. Existen varios estudios que confirman que la ingesta de estas grasas benefician no sólo el cerebro del bebé, sino que también disminuye la posibilidad de parto prematuro o de depresión posparto. (link: Beneficios del omega 3 en el tercer trimestre del embarazo)

También es importante que cuides tu dieta para prevenir cualquier tipo de molestia gastrointestinal como ardores, acidez o gases, más frecuentes en esta etapa por la gran compresión que ejerce el útero sobre el estómago. (link: Prevenir la acidez de estómago en el embarazo)

Asimismo evita la retención de gases, ya que puede producir la hinchazón de los tobillos y las piernas. Realiza 5 o 6 comidas ligeras y variadas al día y bebe unos dos litros de líquidos (agua, caldos y zumos naturales, bebidas vegetales, leche...).

Pruebas médicas

Si tu embarazo no es de riesgo, las visitas a la comadrona o al ginecólogo serán mensuales o cada seis semanas. Te seguirán el peso, la presión arterial, revisarán que no haya edemas o varices, realizarán una palpación externa del útero...

Es el momento de ir apuntándose a las clases de preparación al parto. Los centros de atención primaria suelen disponer de una comadrona que dirige estas sesiones con el fin de enseñar técnicas de respiración, estiramientos y ejercicios de relajación... y responder todas las dudas que van surgiendo sobre el embarazo, el parto, el posparto, la crianza del bebé recién nacido y la lactancia.