Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Tu bebé puede alcanzar durante esta semana los 70 mm y llegar a pesar hasta 14 g.

El ritmo de crecimiento del feto ha sido vertiginoso, en los últimos 7 días ha crecido un 15 %, lo que equivaldría a que una persona creciera 7 cm en sólo una semana.

Por otra parte, cabe destacar ciertos aspectos que se empiezan a formar esta semana como son las cuerdas vocales, las uñas y el vello que recubrirá el cuerpo de tu bebé.

El sistema digestivo coge forma de estómago y empieza a practicar movimientos de contracción, es decir, está empezando a ensayar todo lo que tendrá que hacer cuando coma.

La médula ósea también comienza a producir glóbulos blancos, imprescindibles para hacer frente a los gérmenes futuros.

Los riñones cada vez fabrican mayor cantidad de orina, pero aún no saben gestionar esta producción de orina, por lo que la placenta asumirá la responsabilidad de eliminar las sustancias sobrantes en el metabolismo del feto. La naturaleza es sabia y mientras el feto y sus respectivos órganos aún no están suficientemente perfeccionados, el organismo de la madre y la placenta se encargan de asumir ciertas funciones vitales.

Eco

¿Qué me está pasando?

Tu vientre aún no se muestra abultado especialmente, aunque durante esta semana tu útero empieza a sobresalir por encima del hueso púbico, bajo tu vientre. Sin embargo, puedes notarte más inflada por la retención de líquidos, típica del embarazo.

Algunas embarazadas notan su piel más suave durante el embarazo. Otras, debido al aumento de la secreción de las glándulas sebáceas, pueden tener acné, mientras que algunas mujeres que sufrieron acné en la adolescencia, experimentan una mejoría en su cutis.

Pruebas médicas

Los órganos de tu bebé entran en una etapa de maduración, por lo que es muy probable que a partir de esta semana te hagan una primera ecografía para valorar su desarrollo y descartar ciertas complicaciones; con esta prueba se detectan entre un 60 y 70 % de las malformaciones. En función de esta ecografía, será necesario realizar más pruebas para estudiar los cromosomas, es decir, la posibilidad de que el feto sufra trastornos cromosómicos (cromosomopatías). En este caso, se hará una biopsia de Corión y una amniocentesis en semanas posteriores.

En este momento también se realiza una traslucencia nucal (TN), que consiste en determinar la cantidad de líquido que hay entre una de las capas de la nuca para asegurar que no supere los 3 mm de espesor, ya que esto sería índice de una cromosomopatía. Esta información forma parte del screening (cribado) del primer trimestre, realizado con el fin de determinar el riesgo de anomalías a partir del número de cromosomas. Se valora, sobre todo, la posibilidad de que el bebé tenga Síndrome de Down, una enfermedad genética causada por tener una copia de más del cromosoma 21. En este estudio también se tiene en cuenta la edad materna y los valores de dos hormonas (beta-HCG y PAPP-A) en el anterior análisis de sangre. (link Ecografía del primer trimestre)