Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza



En nuestra sociedad, existe la presión de perder peso rápidamente después del parto, debido al mal ejemplo que ejercen algunas actrices y modelos famosas, apareciendo con la figura recuperada a la semana del parto.

Para empezar, debemos ser realistas y tener en cuenta que, si hemos ganado peso de manera gradual durante el embarazo, éste no se perderá de golpe. Por otra parte, si seguimos algunos consejos, antes de los seis meses tras el parto, podremos haber recuperado nuestra figura.

NutriciónCómo pasa a menudo, la prevención es la clave. Por tanto, el consejo básico que toda mujer debería seguir es ganar un peso adecuado durante el embarazo. (El aumento de peso durante el embarazo). Si ganamos un peso excesivo a lo largo de nuestro embarazo, nos será mucho más difícil perder los kilos de más.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta es la lactancia materna. La mayoría de mujeres que amamantan a sus hijos pierden peso de manera gradual, porque una gran proporción del peso que se gana durante el embarazo se acumula en forma de grasa, destinada a ser transformada en leche materna.

¿Se puede hacer dieta postparto?
No es recomendable seguir una dieta para perder peso después del parto. En caso de dar el pecho, menos, porque podemos reducir la producción de leche materna, si perdemos mucho peso y muy rápidamente.

¿Cuánto peso puedo perder?
El peso que se pierde después del parto varía en función del peso ganado en el embarazo, del tipo de lactancia y también de la composición corporal de cada mujer.
Orientativamente, podríamos considerar que es una pérdida de peso adecuada si se opta por la lactancia materna de 200-250 gr a la semana, durante los 4-6 primeros meses.
En el caso de optar por la lactancia artificial, la pérdida de peso puede ser de 500-750 gr a la semana, a partir de la sexta semana tras el parto.


La actividad física siempre ayuda

Una vez nos hayamos recuperado del parto, podemos realizar actividad física moderada diariamente, que nos ayudará a perder peso y a sentirnos mejor. No es necesario apuntarse a un gimnasio, podemos caminar de 40-60 minutos al día y pasear con nuestro bebé.

¿Cómo debe ser la alimentación?

A menudo, los hábitos de las mujeres tras el parto cambian por un motivo muy sencillo. La lactancia materna a demanda implica que las madres sientan hambre a menudo, ya que no dejan de consumir energía cada vez que amamantan a sus bebés. Esta necesidad de comer para sentirse mejor hace que muchas mamás se pasen el día picoteando o aprovechando las comidas principales para comer de forma muy copiosa y saciar así, el hambre acumulada. Para evitar que esto suceda, lo mejor es beber mucha agua a lo largo del día y establecer una rutina de 5 ó 6 comidas al día para no picotear y para prevenir atracones que pudiesen suponer molestias digestivas.

Como vemos, si damos el pecho, las necesidades nutricionales aumentan ligeramente. Para asegurarnos que la dieta nos proporciona los nutrientes necesarios, la alimentación debe ser variada, rica en cereales integrales, legumbres, frutas y verduras de varios colores y moderada en carnes, pescados y huevos. Para cubrir las necesidades de calcio, deberemos consumir productos lácteos desnatados diariamente o alimentos ricos en calcio (legumbres, frutos secos, verduras de hojas verdes) y bebidas vegetales fortificadas en el caso de no consumir lácteos.

Recuperar nuestra figura está a nuestro alcance. Sobre todo, hay que tener paciencia y no obsesionarnos, ya que la recuperación después del parto es un proceso gradual que toma su tiempo. Lo importante es estar saludable y disfrutar de la nueva maternidad. (Diferentes pero no menos hermosas)


Sílvia Fernández Barrés
Dietista-Nutricionista

Tienes que estar registrado para realizar comentariors. Date de alta

Sílvia Fernández

silviafueroSoy Sílvia Fernández Barrés, diplomada en Nutrición Humana y Dietética (colegiada por el CoDiNuCat) y Máster en Envejecimiento y Salud.
Leer más...

Pregunta a Sílvia Fernandez

Pregunta