Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

El día 8 de marzo celebramos el día de la mujer. Hoy, en nuestro espacio de lactancia materna vamos a hablar del derecho a amamantar en cualquier espacio, en la piscina, en la biblioteca, en los museos, en el registro civil, en los bares o en los restaurantes... La lista sería infinita, pero es necesario realizar ciertas puntualizaciones, puesto que la realidad es que aún hay madres que se ven presionadas a abandonar un recinto si quieren amamantar o, en su defecto, a hacer uso de los servicios o de las salas de lactancia.

Normalmente, cuando se produce una expulsión, ésta es debida a perjuicios y no a ninguna norma escrita que determine explícitamente que no se puede amamantar. La confusión se produce cuando se quiere aplicar a la lactancia una norma que sí suele formar parte de las normativas de los centros: "Prohibido comer o beber dentro del recinto". Esta norma tiene sentido cuando hablamos de lactancia materna. Evidentemente, no entrarás en la piscina con un bocadillo o no te tomarás un batido de chocolate, mientras contemplas cuadros de valor incalculable en un museo. Alimentarse en un espacio donde se pueden causar desperfectos o se puede ensuciar de manera involuntaria es peligroso. Por lo tanto, es mejor no hacerlo. ¿Pero se puede meter la lactancia en el mismo saco?Dar el pecho

Aunque podemos perder un poco de leche en la toma o nos puede salir un chorro de leche disparado, la lactancia materna no ensucia. Desgraciadamente, para según quien es difícil admitir que la lactancia materna no es lo mismo que tomarse un bocadillo de atún con una cerveza y aplican "su" lógica subjetiva: "Aquí no puede dar el pecho". Para muchos otros, amamantar es algo inmoral que conviene esconder o que no puede ser mostrado, ya que es obsceno o desagradable.

Pese a que la Declaración de Innocenti afirma que hay que velar por los derechos de las madres lactantes y que hay que evitar cualquier obstáculo que socave la lactancia, la realidad es que en espacios públicos y privados estamos supeditados a la normativa (si es que ésta existe explícitamente) o a los perjuicios existentes del centro que nos acoge.

Por lo tanto, sólo hay que saber qué podemos hacer en el caso de ser invitadas a dejar de amamantar o, incluso, obligadas a abandonar el recinto. Aunque la lactancia es un derecho de los bebés y de las madres, en muchos espacios pueden intentar vulnerar este derecho y en este caso debemos tener claro nuestro derecho a protestar. Podemos hacer dos cosas. Nos podemos plantar y reclamar nuestros derechos, pedir una hoja de reclamación y realizar posteriormente una reclamación al defensor del Pueblo. Sin embargo, otras veces no se hace nada y, simplemente, se abandona el recinto. Está claro que esto va a gustos y temperamentos, pero abandonar sin hacer nada, ayuda muy poco la normalización de la lactancia. No es que sea partidaria de hacer espectáculos, pero sí de dejar las cosas claras.

De esta manera, lo más simple es rellenar un texto como el que os adjunto a continuación y hacer constar nuestro malestar a la dirección del centro o del espacio en cuestión, al defensor del pueblo y a todo aquel que consideremos que puede corresponder al conocimiento de esta situación.

 

 

Yo .......................................................................... con DNI ...................... madre de ..................................... de ............ meses y lactante,

EXPONGO QUE:

El día ....... de ....... , en el local / centro / polideportivo / museo / restaurante ........................... la calle / situado en .........................................
fui constreñida y obligada a dejar de amamantar por (añadir el nombre o identificación del empleado que le ha llamado la atención) ............................. ya que, según me informó, contravenía, supuestamente, las normas de uso del citado espacio.

DADO QUE:
La lactancia materna es un derecho de las madres y de los niños, que tanto los organismos nacionales e internacionales defienden, y puesto que la lactancia materna no constituye ningún perjuicio ni peligro para las instalaciones donde me encuentro

PIDO QUE:
Sean revisadas las normas del centro donde me encuentro y que se permita amamantar, ya que estoy amparada por la Declaración de Innocenti suscrita en 1990 y reafirmada en 2005 por España, sobre la Protección, la Promoción y el Fomento a la Lactancia materna:
«Este ideal de alimentación infantil [la lactancia materna hasta, al menos, los dos años de edad] será alcanzado creando un ambiente apropiado de conciencia y apoyo para que las mujeres puedan amamantar de esta forma. Obtener esta meta requiere, en muchos países, el reforzamiento de una "cultura de la lactancia materna (...)". Esto requiere compromisos y abogar por la movilización social, utilizando al máximo el prestigio y autoridad de líderes sociales reconocidos en todas las facetas de la vida. Deben hacerse esfuerzos para aumentar la confianza de las mujeres en su habilidad para amamantar. Este reforzamiento incluye la recomendación de restricciones e influencias que manipulan la percepción y el comportamiento hacia la lactancia materna, a menudo mediante medios sutiles e indirectos. Para ello se requiere sensibilidad, vigilancia constante y una estrategia de comunicación ágil y amplia que abarque a todos los medios de difusión y esté dirigida a todos los niveles de la sociedad. Además, se deben eliminar los obstáculos a la lactancia que se alzan en el sistema de salud, el lugar de trabajo y la propia comunidad (...) velar por que el sector de la salud y otros sectores protejan, fomenten y apoyen la lactancia natural exclusiva durante seis meses y la continuación de la lactancia natural hasta que el niño tenga dos años de edad o más, a la vez que dan acceso a las mujeres al apoyo que necesitan la familia, la comunidad y el lugar de trabajo para alcanzar este objetivo».

Por todo ello y porque la lactancia materna no perturba, no ensucia y no perjudica el buen funcionamiento del espacio donde me encontraba, pido que las mujeres que así lo decidan, puedan amamantar sin ningún tipo de presión ni restricción, ni tampoco sean invitadas a abandonar el recinto o a hacer uso de un determinado espacio para amamantar.

Atentamente,

A.................... el día .................... de 20 ........

Chicas, me temo que habrá que salir de casa con una copia de este documento o uno similar en el bolso. ¡Feliz día!

Alba Padró
Asesora de lactancia
IBCLC/308-75146. L-28797

Alba Padró i Arocas

Alba Padro100Soy Alba Padró, asesora de lactancia del grupo ALBA LACTANCIA MATERNA e IBCLC. Madre de dos hijas amamantadas de manera prolongada, pero ese es mi camino...

Leer más...

Pregunta a Alba Padró