Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

El Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina se celebra cada año para sensibilizar a la sociedad acerca de esta práctica. La mutilación genital femenina, del tipo que sea, se considera una práctica dañina y una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres. Se consideran mutilaciones genitales femeninas todos los procedimientos que entrañen la ablación parcial o total de los genitales externos femeninos o la lesión de los órganos genitales femeninos que no respondan a razones médicas.

EpisiotomíaOs estaréis preguntado qué relación puede tener esto con la lactancia materna. Bien, en España, como en muchos otros países occidentales, las episiotomías se practican de manera rutinaria, porque sí... y esta práctica innecesaria entorpece la recuperación de la madre e interfiere en su bienestar físico y mental.

¿Cómo una episiotomía dificulta la lactancia?

  • Los analgésicos que se aplican para poder realizar el corte pueden afectar la succión del bebé.
  • El dolor que causa puede bloquear la secreción de oxitocina; por lo tanto, se hará más complicada la eyección del calostro y de la leche, lo que puede causar irritabilidad en el bebé y, por ende, en la madre.
  • El dolor, la rabia, la impotencia, la frustración... que puede producir la episiotomía modifica el estado de ánimo de la madre, la hace sentir pequeña y desvalida, lo que puede llevarla a renunciar a la lactancia materna.
  • El dolor físico que causa puede dificultar encontrar posturas cómodas para poder amamantar, puesto que estar sentada sobre la herida causa dolor y eso obliga a las madres a dar el pecho tumbadas en la cama, lo que reduce sus opciones para salir de casa. Esta dificultad para moverse puede retrasar el momento de buscar ayuda en un grupo de apoyo.

 


Si nos han practicado una episiotomía y queremos dar el pecho, ¿qué podemos hacer?

Lo primero será intentar superar el dolor físico. Así, las madres que han pasado por una episiotomía han de saber que pueden tomar analgésicos para aliviar el dolor si lo necesitan, pues los medicamentos que suelen recetarse no comportan riesgo para el bebé.

Una vez nos encontremos mejor a nivel físico, será más fácil sobrellevar el malestar a nivel emocional, sentirnos con más energía para superar las dificultades en nuestra lactancia. Sobre todo, hay que tener en cuenta que no debemos sentirnos culpables por lo que ha pasado, y que la lactancia materna nos reportará múltiples beneficios, no sólo para nuestro bebé, si no también para nosotras mismas.


Alba Padró
Asesora de lactancia
IBCLC/308-75146. L-28797

Alba Padró i Arocas

Alba Padro100Soy Alba Padró, asesora de lactancia del grupo ALBA LACTANCIA MATERNA e IBCLC. Madre de dos hijas amamantadas de manera prolongada, pero ese es mi camino...

Leer más...

Pregunta a Alba Padró