Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Ha aparecido la noticia de un cacharro que mide la cantidad de leche que toma el bebé del pecho materno (ver noticia). El miedo a no tener leche o a no tener suficiente, el miedo a no saber qué cantidad de leche toma el bebé, es un miedo ancestral del que este invento se aprovecha.

Medidor de lecheHay madres que desearían que su pecho fuera transparente y con rayitas medidoras de mililitros y así se sentirían tranquilas, pero ¿realmente, nos hace falta saber cuántos gramos de leche ha tomado nuestro bebé? A mi entender no, estos aparatos nos prometen tranquilidad y seguridad, pero lo único que consiguen es crearnos ansiedad y más dudas porque:

  • Si la lactancia funciona y el bebé va aumentando de peso, sólo vamos a verificar lo que ya sabemos, que todo funciona y no hay dificultades.
  • Si la lactancia no funciona y el bebé no aumenta de peso, sólo vamos a verificar lo que ya sabemos, que hay algo que no funciona y que tenemos dificultades.

En este último caso, ¿este aparato nos va a dar soluciones? O quizá, ¿puede hacer tomar decisiones poco oportunas a las mujeres que lo usen? No tengo nada en contra de los avances de la ciencia y es posible que este aparatejo pueda ser de utilidad en casos muy concretos, pero de ahí a venderlo como algo imprescindible va un trecho.

Las mujeres hemos perdido el conocimiento sobre nuestro cuerpo y las máquinas van tomando el poder sobre el conocimiento ancestral de nuestro cuerpo: nos dicen cuándo ovulamos, nos dicen si tenemos contracciones y, ahora, hasta nos dicen qué cantidad de leche fabricamos... Las máquinas nos proporcionan toda esta información, pero, a la vez, nos hacen olvidar y desconocer cada vez más nuestro cuerpo. Deberíamos tener claro que nuestro cuerpo está diseñado para ovular, parir y lactar aunque nos quieran hacer dudar de todo ello. Recordad, vuestro pecho es una fábrica, no un almacén: nunca se vacía porque se rellena siempre que el bebé pide.


Nuestro cuerpo es poderoso, sólo nos deben recordar cómo funciona y debemos reaprender a escucharlo. Volvamos a confiar en nuestro cuerpo y en nuestros bebés. Y volvamos a buscar los indicios que nos dicen que nuestra lactancia funciona:

- Está feliz
- Aumenta de peso y talla según su edad:
0-6 semanas: 20 g/día
menos de 4 meses: 100-200 g/semana
4-6 meses: 80-150 g/semana
6-12 meses: 40-80 g/semana

-Hace cacas y pipis según su edad:
1º día: 1 pañal de meconio y una vez pis
2º día: 2 pañales de meconio y de 2 a 3 veces pis
3º / 4º día: 1 pañal de caca de transición y de 5 a 6 veces pis
5º día: mínimo 2 a 3 cacas de color mostaza y 5 o más veces pis
Primer mes: Una deposición después de cada toma o mínimo 3 al día y 5 o más veces pis
Hasta iniciar Alimentación Complementaria: Periodos más o menos largos sin deposiciones y 5 o más veces pis

Y si hay problemas, busquemos ayuda. De poco nos va a servir saber si tenemos más o menos leche. La solución no es el control absoluto, es el conocimiento.

Alba Padró
Asesora de lactancia
IBCLC/308-75146. L-28797

Alba Padró i Arocas

Alba Padro100Soy Alba Padró, asesora de lactancia del grupo ALBA LACTANCIA MATERNA e IBCLC. Madre de dos hijas amamantadas de manera prolongada, pero ese es mi camino...

Leer más...

Pregunta a Alba Padró