Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Se las llama "doulas". En Paraná (Argentina) se realiza un curso donde se capacitan de manera teórica y práctica para colaborar en todo el proceso de traer vida al mundo, sobre todo desde lo emocional.

Momento crucial. Estar acompañada en el parto hace aún más maravillosa la experiencia de ser madre.

Doulas

El hecho de convertirse en madre es generalmente una de las situaciones más trascendentes y gratificantes para una mujer. Sin embargo, los cambios que experimenta en su cuerpo durante la gestación y después del alumbramiento, los temores previos y otro tipo de cuestiones, hacen que sea un aprendizaje que muchas veces necesita del apoyo y la asistencia alguna de sus pares que ya atravesó ese camino.

Se ha demostrado que el soporte emocional continuo y la confianza durante el proceso de parto mejoran y facilitan todas las fases de la maternidad.

Desde hace un tiempo, en Paraná un grupo de mujeres se prepara para poder cumplir esta tarea. Se capacitan para ser doulas.

"Una doula es una asistente que proporciona apoyo físico y emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto", contó a UNO Guillermina Minicucci, quien realizó el curso el año pasado.

"Su función es la de acompañar a la mujer embarazada desde lo emocional, brindándole lo que necesite. Es como una especie de ángel guardián que la contiene y la asiste en todo lo que pueda, en lo que necesite, para que no se asuste con lo que le va pasando, sobre todo si es primeriza. Debe acompañarla en las inquietudes que tenga al momento del parto y procurar que sea lo más respetado posible; ayudarla con la lactancia, que es doloroso para algunas mujeres y por eso dejan de amamantar; las doulas pueden ayudarlas a superar esto para que el bebé siga siendo nutrido de la forma más natural y humana que existe", explicó, y agregó: "Quien se prepara para ser doula es generalmente alguien que ya tuvo hijos, aunque no es excluyente, porque hay mujeres que tienen un gran sentimiento de maternidad. En este sentido, también pueden participar las mamás adoptivas, que son madres desde lo afectivo aunque no lo sean desde lo biológico".

La mujer contó que esta práctica nació en la zona del Caribe y se asocia a las figuras de las matronas que ayudaban a alguien a tener hijos porque no había médicos cerca, por cuestiones de distancia u otros factores, o a la de las esclavas que cumplían ese rol. "No son parteras, sino que ayudan y acompañan", enfatizó.

"Ahora se reflota en el siglo XXI con estas prácticas y van conviertiéndose en guías de otras mujeres", sostuvo Minicucci.

En referencia al aprendizaje, señaló que "se trata de una formación teórica y práctica". A su vez, destacó que destacó que "los papás también forman parte de este proceso y son parte del equipo".

La mujer, que es terapeuta en medicina ayurvédica, contó que en su experiencia personal la sirvió para darse cuenta de cómo había sido su propio parto: "Fui mamá a los 23 años en Holanda y me di cuenta de que fue un parto respetado, que es algo que no tenía muy registrado. Eso no es común, ya que una por lo general se entrega con total confianza al obstetra que la atiende y a veces no se respetan los tiempos de las madres ni de los bebés, cuando se corta el cordón por ejemplo, o cuando tienen el primer contacto entre ambos".

Se estima que la presencia de doulas en los partos contribuyó a reducir las cesáreas en un 50% y a lograr un 25% de partos más cortos. Además de advertirse una menor incidencia de depresión posparto.

Experiencia innovadora

Una doula generalmente es una mujer que ya ha tenido hijos y se pone al servicio de otra que va a parir, acompañándola durante el embarazo, el trabajo de parto, el parto y puerperio. Se enfoca en el aspecto emocional, en el bienestar y en las necesidades de esa mujer.

"El acompañamiento de una doula no se limita a una forma determinada de parto, sino a acompañarla en el parto que quiera y necesite cada mujer, inclusive en una cesárea, para que esa experiencia sea recordada y vivida de la mejor manera, tanto para ella como para su bebé", sostuvo Guillermina Minicucci.

"El año pasado se hizo el primer curso y a fines de marzo se realiza el segundo, debido al alto interés que despertó. El dictado del curso está a cargo de Adriana Olguín, quien viene de Rosario y es doula y puericultora", agregó.

Leer noticia completa