Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

La leche materna un alimento natural que puede en algunos casos generar alergia por la proteína de la leche que consume la mamá.

«Esas proteínas que ha ingerido la mamá son las que hacen que cuando el intestino del bebé las recibe hacen una reacción de alergia. Hay unos niños que no hacen esa reacción de alergia y otros que sí», explica la gastroenteróloga pediatra, Sandra Paipilla.

Lactancia materna  Esta alergia puede ser la primera manifestación de una alergia alimentaria. Ya que casi todos los niños alérgicos a la proteína de la leche son alérgicos a otros alimentos como el huevo.

«Cuando son niños chiquitos son deposiciones con moco y sangre diarreicas. Esa es la representación usual, hay otras formas, hacen dermatitis, cuadros respiratorios como de alergia, de asma, bronquiolitis», afirma la especialista.

También en niños mayores de seis meses puede presentarse esta intolerancia pero su cuadro clínico es más complejo.

«Son niños que generalmente se encuentran desnutridos que tienen historia de diarreas recurrentes de vomito recurrente, no tienen tantas manifestaciones en piel porque en ellos el cuadro que predomina es más el cuadro digestivo y esos niños mejoran cuando se les suspende la leche de su dieta», dice la doctora Sandra Paipilla.

Si el lactante presenta alergia la madre debe excluir los lácteos y seguir alimentándolo con leche materna. Si no es posible excluir los lácteos o no puede alimentarlo existen fórmulas que el bebé puede tolerar.

«Mi recomendación es promover la lactancia materna lo que los niños deben tomar es leche materna evitar la suplementación con fórmulas tempranamente y tener presente que cualquier niño puede tener una reacción de alergia en cualquier momento de la vida y ante el primer síntoma consultar con su pediatra para evitarles complicaciones a los niños», recomienda la doctora Sandra Paipilla.

Leer noticia completa