Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

¡El envase sí importa! Y si no, que se lo pregunten a nuestros bebés. Sin embargo, en ocasiones nos vemos obligadas a dejar nuestra leche para que otra persona se la dé al bebé. Pero, ¿en qué recipiente, en un biberón?
¿Qué es la lactancia diferida?
Entendemos por lactancia diferida el hecho de alimentar al bebé con leche materna extraída y solemos pensar que sólo es posible dar leche en biberón. No obstante, hay muchísimos métodos con los que podemos dar la leche en diferido.

NB 10Y como hay tantos y tan diversos, debemos valorar para qué nos hace falta: si se trata de un recién nacido o de un bebé más mayor, si va a ser algo temporal o va ser algo que deba durar muchos días, si el bebé sólo toma leche materna o también toma otros alimentos.

¿Qué método seguir?
A continuación, te explicamos de qué manera puedes alimentar a tu bebé con tu leche extraída. Debes tener presente que, si un método no funciona, podemos ir probando hasta encontrar el más adecuado.

Dedo-jeringa. Este método es ideal para suplementar los primeros días al bebé cuando aún toma poca leche. También es perfecto cuando la madre debe ausentarse unas horas. Además, le permite al bebé colocar la lengua en una posición muy similar a la de mamar.


Vaso o cuchara. Pese a ser utensilios diferentes, se usan de la misma manera. Hay que acercar el vaso o la cuchara al labio inferior del bebé, que estará en posición sentada o en una hamaca, y permitir que saque la lengua y lama la leche, como si fuera un gatito. En ningún caso hay que introducirlos en la boca del bebé, ya que existe riesgo de aspiración (que la leche vaya hacia la vía aérea). Sólo a partir de los 6 meses o cuando tienen desconectado el reflejo de extrusión de la lengua, los niños pueden beber y comer como lo hacemos los adultos. El gran inconveniente de este método es que se puede derramar mucha leche. Sin embargo, resulta ideal para ofrecer la leche cuando la madre vuelve a trabajar y el bebé es mayor de seis meses.


Vaso de inicio. Es un vasito de plástico con una protuberancia en la parte superior de la que sale leche cuando el bebé realiza el vacío, como cuando bebe con una cañita. Con los vasos de inicio no se derrama leche pero el bebé debe aprender a realizar la succión intraoral negativa suficiente como para poder beber la leche. Al igual que el vaso y la cuchara, es un método ideal para bebés mayorcitos que ya tienen una buena coordinación vista-mano y ellos mismos pueden levantar el vaso.


Biberón cuchara. Como su nombre indica, se trata de un biberón rematado con una cuchara en vez de una tetina. Resulta muy práctico cuando los niños tienen desconectado el reflejo de extrusión de la lengua.


Biberón. El biberón es también una manera de dar la leche en diferido, pero como no se succiona igual el pecho que el biberón, hay que tomar ciertas precauciones:

  • Buscar una tetina blanda no anatómica.
  • El bebé debe estar sentado para alimentarlo.
  • Dar el biberón todo lo horizontal que sea posible, para que el bebé pueda regular el flujo de leche.
  • Hacer pausas para que el niño tenga tiempo de mostrar hambre o saciedad.
  • Dar el biberón poco a poco, para que el bebé no tome demasiada cantidad.
  • El biberón resulta muy práctico cuando hay que dar grandes cantidades de leche durante un periodo prolongado de tiempo.

Sea cual sea el método elegido, debemos recordar que necesitamos unos quince días para que el adulto que da la leche al bebé aprenda la técnica y, al mismo tiempo, el bebé acepte que la leche de mami llega en otro envase.

Alba Padró
Asesora de lactancia
IBCLC/308-75146