Todo maternidad - La red social de la maternidad. Todo sobre la embarazo, posparto y crianza

Iniciar la alimentación complementaria suele ser un tormento para las madres, ya que todo el mundo recomienda cosas diferentes y, al final, resulta un lío. En realidad, todo es mucho más simple, como te mostramos a continuación.
Para empezar, las recomendaciones oficiales (AEP) nos hablan de la necesidad de amamantar a los bebés de manera exclusiva hasta que tienen seis meses. Pero, ¿todos los bebés están preparados para comer el mismo día que cumplen seis meses? No. Cada bebé madura a un ritmo diferente, de la misma manera que no todos hablan o andan con la misma edad. Por lo tanto, no todos los bebés están preparados para comer con la misma edad.

¿Cuándo está el bebé preparado para la alimentación complementaria?

Para valorar si un bebé está preparado para comer otros alimentos que complementen al pecho hay que comprobar varios factores:

- Si es capaz de mantenerse sentado con algo de ayuda.
- Si tiene desconectado el reflejo de extrusión de la boca (escupen todo cuerpo o alimento que signifique un peligro para su integridad).
- Si muestra interés por los alimentos.
- Si sabe mostrar hambre y saciedad con sus gestos.

 

thumb alimentacion complementariaEl inicio de la alimentación complementaria

Se ha de recordar que la alimentación complementaria se debe dar siempre después del pecho, pues la AC no sustituye ni elimina la toma de pecho, ya que la leche sigue siendo el mejor alimento para el bebé y el más completo. Es importante que sigan tomando toda la leche que quieran.
No hay evidencia científica que empezar con un alimento sea mejor que otro, por lo que se puede comenzar por cualquier alimento de estos grupos: verdura, fruta, cereales sin gluten y carnes blancas.

 

¿Cómo deben ser los alimentos que toma el bebé?

- Alimentos óptimos, en buen estado
- Alimentos adecuados a su edad: por ejemplo, es mejor evitar los frutos secos por el riesgo de atragantamiento hasta los tres años.
- Alimentos que estén en la despensa de la familia y que puedan prepararse teniendo en cuenta las necesidades del bebé.
- Alimentos de temporada: en otoño las mandarinas están deliciosas y las naranjas son estupendas en invierno.

Consejos para dar de comer al bebé

- Se ofrece un alimento y se permite al bebé que descubra su sabor, su textura. En definitiva, que pueda saber si le gusta o no, y que nosotros podamos observar si el alimento le sienta bien o le produce cualquier reacción alérgica.
- A los 4-5 días se ofrece otro alimento.
- La textura de los alimentos suele preocupar mucho a las madres. Los bebés de teta suelen preferir comer trozos a comer papillas. Los alimentos a ofrecer al bebé no tienen por qué ser triturados, simplemente troceados de forma que el bebé los pueda coger y deglutir sin riesgo de atragantarse.
- Los bebés no necesitan dientes para masticar, así que pueden tomar alimentos blandos sin demasiadas dificultades.
- En el momento en que se empieza a dar AC hay que ofrecer también agua. Hay bebés que les encanta y otros que ni la prueban.

Es importante tener en cuenta todas estas recomendaciones y, sobre todo, ser conscientes de la necesidad de respetar al bebé y a sus necesidades, algo fundamental en esta etapa para que no se rebele en contra de la comida. Sólo ellos saben qué cantidad necesitan. Aunque, normalmente, las cantidades nos van a parecer demasiado pequeñas (2-3 cucharadas, un trozo de fruta, 4 guisantes), hemos de tener en cuenta que estas cantidades son alimentación complementaria, pues COMPLEMENTAN la lactancia materna.

Alba Padró
Asesora de lactancia
IBCLC/308-75146